El salto de triatleta amateur a profesional: un sueño hecho realidad

Palmira Alvarez - Ironbarbie

Conozco a Palmira Álvarez desde hace algunos años, les puedo decir que no solo es una extraordinaria y disciplinada atleta; la he visto entrenar sola en El Sope al medio día con bastante calor y smog, también es un gran ser humano, de esos que inspiran con sus acciones.

Aquí lo que escribió en su blog sobre su evolución como atleta, donde nos recuerda que cualquier sueño es posible. Este fin de semana en Monterrey Palmira debuta como triatleta profesional, todo el éxito para ella.

Por Palmira Álvarez (Ironbarbie)

Palmira Alvarez - IronbarbieTal vez muchos aún no me conozcan, tal vez otros sí. Llevo ya en el triatlón siete años, los cuales me han enseñado muchísimo acerca de romper mis límites e ir más allá de lo que nunca imaginé. Empecé en el 2006 con el triatlón sprint de Veracruz. Nunca había corrido antes, nunca había hecho deporte aeróbico solo un poco de fuerza con fines estéticos. No se diga la natación, apuradamente sabía flotar. Sin embargo una vez que entré, como los drogadictos no salí. Solía alternar mi nuevo hobby con mi trabajo y entrenaba conforme éste lo permitía. Estudié Ingeniería en Electrónica y tenía un trabajo de ocho o más horas de oficina diarias.

El deporte me atrajo desde el primer momento por el ambiente, la gente, los amigos, los viajes, simplemente era una forma espectacular de invertir tu tiempo y de tener un estilo de vida saludable. Poco a poco le fui subiendo las distancias y los retos: en el 2007 hice mi primer triatlón olímpico, mi primer Ironman 70.3 y mi primer maratón; en el 2008 mi primer Ironman completo, el de Florianopolis en Brasil.

Fue una evolución rápida porque cada vez quería más y más. Para mí era totalmente sorprendente el correr cada vez más rápido, cuando de niña era totalmente torpe y con pie plano así que no salía del suelo. También era sorprendente nadar en aguas abiertas cuando solo podía nadar de muertito. ¡Así que la nueva Palmira era una chica ruda!, no la chica nerd y torpe que estudió Ingeniería. ¡Me encantaba en lo que me estaba transformando!. Además empezó a llegar la transformación física, de ser una chica promedio a convertirme en una atleta.

Palmira Alvarez - IronbarbieAsí duré varios años hasta que un día mi novio en ese momento (ahora esposo), me hizo reflexionar acerca de lo que realmente me apasionaba, mi trabajo de Especialista de Soluciones en Telmex o dedicarme de lleno al triatlón. En el 2013 quise probar lo que era dedicarse al cien por ciento a entrenar sin la presión de cumplir cierto horario, de mal dormir y en los pocos ratos libres entrenar. Fue un gran año donde empecé a notar como bajaba mis tiempos y experimentaba otra forma de hacer las cosas con la ayuda del couch Mark Allen Online. Tuve que empezar a regular mis horas de sueño, a disciplinarme con la dieta y a asimilar la carga de entrenamiento que no tuvo nada que ver con los años anteriores. En ese año empecé a pensar seriamente en convertirme en triatleta profesional en las largas distancias. Lo veía un tanto lejano, como algo que pudiera pasar pero no sabía cuando y si realmente podría lograrlo.

 

Terminé mi temporada 2013 satisfecha de mis resultados y ya empezando a planear lo que sería mi temporada 2014. Incluso ya tenía mis inscripciones para el 70.3 Monterrey y para el Ironman Woodlands, hasta que llegó el parte aguas: la visita de Chrissie Wellington a México. Ya había leído su libro, ya sabía su historia pero escucharla de viva voz me hizo reflexionar acerca de aventarse al vacío sin expectativas, sin un cinturón de seguridad, simplemente con el corazón y la fe de hacer lo que te apasiona.

Ese día justo comenzaba mi temporada y ese día decidí enviar un correo a la Federación Mexicana de Triatlón. Cabía la posibilidad de que no pasara nada y solo quedara en un deseo o cabía la posibilidad de que funcionar y me aprobaran como Triatleta Profesional de largas distancias. Se lo dejé a Dios, pues bien le dije que si era para mí las cosas se acomodarían, sino simplemente mi misión en la vida era otra. Después de esperar un mes aproximadamente al fin si recibí la carta donde la FMTRI me avalaba como triatleta profesional. ¡Ese sueño largamente esperado por fin se hacía realidad!

Entonces todo cobraba sentido: el haber conocido a Brooke Brown una amiga que me presentaron en Puebla y que como yo, se había aventado después de sus 30 años a ser triatleta profesional logrando un podium en el Ironman Louisville el año pasado; la historia de Meredith Kessler que después de varios Irons (como yo) de once horas también tomó la decisión de dejar todo y dedicarse a ser profesional obteniendo excelentes resultados; o la de mi musa e inspiración Chrissie Wellington que igual a sus 30 años debutó como profesional dejando todo de lado para perseguir su sueño.

Palmira Alvarez -Crissie WellingtonTambién me vino a mi mente un recuerdo cuando estaba a punto de competir en el 70.3 de Cancún en el 2011 (el cual tuve la oportunidad de ganar como categoría de edad) y antes de arrancar le pregunté a una chica que para mi punto de vista se veía muy fuerte si era profesional, a lo cual ella me contestó que sí (era extranjera) y me preguntó al igual si yo también era profesional a lo cual respondí con alivio que definitivamente no era profesional y en ese momento me alegré de no tenerme que enfrentar con ella. ¿Yo profesional? ¿Era una broma?.

Ahora estoy a punto de arrancar oficialmente la temporada 2014 con el 70.3 de Monterrey. Estoy profundamente emocionada y dispuesta a dar lo mejor de mí como hasta ahora, pues las circunstancias que me llevaron a tomar este camino de vida han sido una combinación de decisiones, de personas que han estado ahí para orientarme, de mis amigos, de mi esposo, de “casualidades”, de inspiraciones y cosas que tuvieron que juntarse para armar el rompecabezas que ahora conforma la pintura de mi vida.

Todas las etapas de mi existencia han sido importantes, ya que si me he preguntado que hubiera pasado si hubiera descubierto mi pasión hace diez años o si mi vida hubiera sido de tal o cual forma, pero he llegado a la conclusión de que todo tuve que suceder en ese orden para que ahora valorara y apreciara la oportunidad de hacer lo que me apasiona como profesión. La vida no me ha sido fácil como todos en mayor o menor medida he tenido muchos obstáculos de todo tipo, sin embargo el haberme sobrepuesto a todos ellos han hecho la mujer fuerte que soy ahora. Al final el físico es solo un reflejo de lo que llevamos dentro.

¡Gracias por acompañarme en este camino de vida! Espero estarles compartiendo aquí si ustedes me lo permiten algo de esta nueva aventura que está por iniciar.

Sólo hay una cosa que hace a un sueño imposible de alcanzar: El miedo al fracaso.” Paulo Coelho.

Palmira C. Álvarez E.

Blog: palmiraalvarez.wordpress.com

Twitter: @ironbarbie

Facebook: http://www.facebook.com/palmira.elizalde

Comentarios

comentarios


Emprendedor, marketer, maratonista (14x, Boston 2x), sports freak, travel junkie. Fundador y editor de RunMX, escríbele a jesus@runmx.com.

Deja un comentario