RunMX

Lo mejor del Running

correr runninng embarazo
Atletas Consejos Correr Fitness RunMX Running

¿Se puede correr durante el embarazo?

Correr durante el embarazo

Aunque no existe suficiente información científica disponible sobre los efectos de correr durante el embarazo, los casos de éxito de atletas elite como Paula Radcliffe y Kara Goucher, y de algunas atletas recreativas han logrado que más mujeres se mantengan corriendo durante su gravidez.

No importa lo duro que entrenemos, no importa cuántos maratones hemos hecho, nada se compara con el embarazo.” declaró en alguna ocasión Paula Radcliffe.

Paula es actual poseedora del record mundial de maratón, además de ganar el Maratón de Nueva York en 2007, nueve meses después de dar a luz a su pequeña hija Isla. Estando embarazada realizaba sesiones dobles de entrenamiento.

Aquí el artículo del Dr. Aurelio Martínez que responde a la pregunta: ¿Se puede correr durante el embarazo?

Aunque existen muchas controversias en cuanto al tipo e intensidad del ejercicio que se puede realizar durante el embarazo; las áreas en las que si existe consenso son:

  • El ejercicio es benéfico durante el embarazo
  • Si ya se estaba haciendo ejercicio antes del embarazo, se puede mantener este nivel.
  • Iniciar una nueva actividad o aumentar el nivel de intensidad no son aconsejables
Paula Radcliffe Maraton de Nueva York
Paula Radcliffe en el Maratón de Nueva York Foto: NY Times

El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricias da las siguientes recomendaciones para la realización de ejercicio aeróbico durante el embarazo:

1) El ejercicio aeróbico debe realizarse a un 65-85% de la frecuencia cardiaca máxima, ya que una tercera parte de las mujeres embarazadas que entrenan arriba del 90% de su frecuencia cardiaca máxima presentan una disminución en la frecuencia cardíaca fetal y disminución en el flujo sanguíneo umbilical; los cuales regresan a lo normal después de unos 3 minutos. A los 20 años la frecuencia cardíaca máxima es de unos 200 latidos por minuto, y a los 40 años unos 180.

2) La hidratación y temperatura corporal deben ser monitorizadas durante y después del ejercicio, ya que naturalmente la temperatura se eleva un grado durante el embarazo, y el sobrecalentamiento es dañino para la madre y el bebé. Se recomienda una buena ingesta de líquidos para prevenir la deshidratación, y evitar hacer ejercicio intenso si el clima es muy cálido y húmedo.

3) Se debe suspender el ejercicio cuando se presenta: Dolor de cabeza, dolor en el pecho, falta de aire o contracciones abdominales; ya que estos pueden representar sobreentrenamiento o el inicio de trabajo de parto.

4) Cualquier ejercicio con riesgo de golpes en el abdomen debe ser evitado. Por ejemplo correr está bien, pero karate o deportes de contacto no.

5) No ejercitarse hasta el punto de quedar exhausta.

Existen algunos factores que impiden que una mujer embarazada corra o realice ejercicio aeróbico intenso:

Enfermedad pulmonar restrictiva, hipertensión inducida por el embarazo, enfermedades del corazón, ruptura de membranas y sangrado persistente en el 2º o 3º trimestre. En cualquiera de estos casos: Deje de hacer ejercicio y visite a su Ginecólogo.

Aunque es posible seguir haciendo ejercicio durante el embarazo, el desempeño disminuye después del primer trimestre y continúa disminuyendo hasta el final del embarazo. Esto se debe entre otras cosas, a que el corazón late con mayor frecuencia para oxigenar los tejidos de la madre y el bebé, el centro de gravedad cambia al ir creciendo el bebé, los ligamentos de la región pélvica se hacen más elásticos preparándose para el nacimiento y por supuesto por el natural aumento de peso durante el embarazo.

Cuando una mujer embarazada realiza un entrenamiento con el mismo esfuerzo que hacía antes de estar embarazada, el resultado será más pobre, y esto es natural por las razones ya explicadas. Durante el embarazo, no se recomienda realizar esfuerzos mayores a los acostumbrados para tratar de mantener el nivel de desempeño previo al embarazo.

Las principales ventajas del ejercicio durante el embarazo son:

Para el bebé: Disminuye la cantidad de grasa corporal, aumenta la tolerancia al stress y mejora su función cardiovascular.

Para la mamá: Control de peso, mantener su condición física, fortalecimiento de músculos y huesos, mejoría en imagen corporal y autoestima, disminución de stress y ansiedad comunes en el embarazo, control del nivel de azúcar y presión arterial, etc.

Y para terminar, después del nacimiento del bebé se recomienda un período de varias semanas (4-6)  para permitir al cuerpo recuperarse y estar listo para reiniciar la actividad física intensa.

Para más información relacionada con el tema visite la página www.draurelio.com.mx

Foto: Atleta elite Clara Horowitz

Derechos Reservados © RunMX 2015. Este artículo no puede ser publicado, reescrito, o redistribuido.

Deja un comentario

X