RunMX

Lo mejor del Running

isis breiter ganadora gobi march 4 deserts
Atletas Ultramaraton

Crónica de Isis Breiter sobre su victoria en el ultramaratón Gobi March

Isis Breiter ganadora Gobi March 2014

Por Isis Breiter

Bueno empezaré dando las gracias a todos los que me apoyaron en esta carrera; en primer lugar a mi esposo, pues la verdad es él quien me apoya en todo; él, por ejemplo, vio lo del equipaje perdido donde traía el equipo de carrera, el cual llegó media hora antes de partir al desierto… o sea que no pude sacar lo que tenia previsto; al gobierno de Solidaridad de Playa del Carmen por el gran apoyo que me han dado y ellos creyeron en mí. Nahila Hernández y Cristian Sieveking, mis entrenadores por esos consejos que me dan. ¡Los entrenamientos que me ponen son los mejores!

Bueno al menos esta vez me fue bien con el equipo, la comida fue comprada ahí mismo en Bole, pues no llegó a tiempo la maleta. Gracias a mis amiguitos los españoles que me dieron geles a parte de consejos, la verdad no me quedaba de otra más que divertirme después de todo lo que me pasó desde que llegué a China.

DÍA 1: Había mucho frío, ese día estaba congelada, sabía que tenía que correr muy rápido para llegar en buena posición, pues eso lo aprendí en Sahara; esta vez traía todo el equipo completo, a parte con más experiencia y sobre todo, ya conocía algunos chicos pues somos creo 22 personas que vamos por el GRAND SLAM (Sahara, Gobi, Atacama, Antártida).

Soy la única mujer que va por ese reto y  esta vez en Gobi me tocó estar en la tienda con los españoles, 2 suecos y un americano francés. Bueno pues llegó la hora de salida y todos a correr. Tuvimos muchas subidas ese día y con el peso en la espalda lo sentías más, ya las piernas me empezaban a doler pero no quería parar hasta llegar a los últimos 8 km de los 41 que ya había corrido, los cuales se me hicieron eternos, pues fue puro pastizal;  cuando llegué al campamento ya estaban 2 de los españoles, Chema Martínez y Andrés, quienes me felicitaron, pues fui la primera mujer en llegar y yo estaba emocionada.

DÍA 2: En este día me dieron mi bandera de líder femenil y mis compañeros de tienda me felicitaron; los españoles me dieron buenos consejos, pues ellos tienen mucha experiencia ya que han hecho varias carreras, hasta el maratón de Sables lo han repetido varias veces ¡y qué decir de Chema! quién es campeón olímpico… ¡ellos me echaban porras y yo a ellos claro!

También Chema estaba de líder de hombres; dieron la salida, nos echamos a correr, siendo un día también súper “machacante” ya que contaba con subidas intensas, rocas y más rocas, aun con mucho peso hacía bastante calor, siendo una sensación extraña correr en desiertos. Esto debido a que puede que esté fría la mañana, pero de un instante a otro hay calor intenso y de nuevo frío, etc.

Creo que ese día fue el de varios lesionados, pues Molina del equipo español tuvo un esguince en la rodilla; me sentí mal por él debido a que cuando se lo llevó la ambulancia se le veía triste y con mucho dolor, pues tendría que abandonar la carrera; otro de los españoles, Andrés, también se sentía mal de las piernas, ya que traía un dolor desde la carrera en Sahara… bueno casi todos estaban lastimados, gracias a dios que yo todavía estaba bien .

DÍA 3: Ese día recuerdo que nadie quería correr, pues sabíamos que sería pesado, íbamos a estar subiendo grandes colinas durante muchos kilómetros, más el frío. De hecho le pregunté a Hernán, quien es parte de la organización, que si estaría muy frío al llegar al punto más alto que teníamos, y pensé que de broma me había dicho ¡va a nevar!… ¡Y sií No mintió jajaja. Pues sí, ese día hasta cortaron la carrera, pues no veníamos preparados para correr en nieve.

La danesa ese día me quiso probar para ver si podía correr rápido, pues muchos estaban lastimados, y que me echo a correr como loca hasta que me topé con unas cuestas, el cual era un gran cerro y no había mucho espacio para correr, así que íbamos uno atrás del otro… bueno total que pasando ese cerro le tuve que meter velocidad, llegué al primer PC (Puesto de Control) y me preguntaron si traía el impermeable que me lo pusiera pues empezaría a llover, lo saqué pero se me rompió y así me fui, hasta un kilómetro después tuve que parar a ponerme la chaqueta porque ya estaba empapada debido a la lluvia.

Se puso muy fuerte y el frío empezó a descender muy rápido, tanto que se me congelaron las manos y ya no podía moverlas; para cerrar mi mochila lo tuve que hacer con los dientes, me la coloqué en la espalda como pude y ya ni me lo abroché bien, pues tenía dolor en las manos, que ya se estaban poniendo moradas del frío; no podía quedarme ahí, tenía que seguir moviéndome y en eso … escuché un sonido raro y vi que eran bolas de hielo.

¡Ay! Lo que me faltaba, era granizo que me acompañó durante varios kilómetros, pues estuvimos corriendo en el lado montañoso, cerca de la nieve, pensaba “no te detengas porque entrarás en frío”, ¡sigue tú puedes!

Y así me fui hasta encontrar el PC dos y me dijeron: “Acortaremos la carrera por la nieve, son 3 kms lo que te faltan” y yo ¿Qué?… Ya andaba medio moribunda, pero eso sí, decidida. Ya me fui corriendo lo más rápido que pude, pues ya quería llegar, ya no traía frío, pero era mejor llegar rápido y descansar. Bueno ese día llegué y hasta me entrevistaron unos reporteros de por ahí, me imagino que eran de Bole, la verdad ni pregunté, apenas y me entendieron… ¡pero salí en televisión china!

Isis Breiter ganadora Gobi March 2014DÍA 4: ¿Que si ese día hacia frío? La mañana más fría según yo, pues no sabía lo que me esperaba al llegar a los otros campamentos los días que me faltaban. Teníamos una vista alpina impresionante, para mí fue lo más maravilloso, pues vivo en playa, lo cual es muy bonito también, pero no tenemos nada de montaña y además nevadas. Agradecida con todo en este universo por darme esa oportunidad de estar ahí, compitiendo con personas de diferentes partes del mundo con las mismas ganas de recorrer ese desierto, y representando mi México así como Playa del Carmen ¡obvio!

Bueno pues dieron salida y a correr más de lo previsto ¡claro! Con lo que cortaron el día anterior lo repondríamos este día; ya estábamos más que machacados y para que sintiéramos más dolor, además había colinas por subir y varias veces… ¡en verdad que ese día fue la muerte literal!

Cuando llegué al campamento ya arrastraba los pies, pero seguía adelante como líder femenil, no me importaban mis dolores, y sí, tenía las piernas rasgadas y sangrentadas por las espinas de las plantas que pasamos ese día. Me salió también sangre de la nariz por lo seco del clima, me caí y rodé no una, sino varias veces, pero me levantaba, me sacudía un poco la tierra y vámonos a seguirle. Llegué y una de las chicas ya estaba ahí, quien me comentó que renunció a la carrera, debido a que ya no pudo más con el dolor; así empezaron a llegar los demás, todos lastimados pero el orgullo puede más y el dolor es temporal .

DIA  5: El día decisivo, donde correríamos más distancia, aunque casi todos los días veníamos haciéndolo. Este día tenía que hacer rápido los primeros kilómetros, pues eran solo 8, casi planos y tenía que aprovecharlos, pues sabía que después se vendría pura subida 62 km, estaríamos en los puntos más altos, pues alcanzaríamos los 2800 msnm, que según, varios que checamos nuestros GPS fue 3000 msnm… pero bueno, que son 200m ya cuando corriste varios días por la montaña en condición extrema y muriendo de hambre.

Bueno es que esta vez sí me dio mucha hambre, hasta me alucinaba ciertos ratos comiendo plato de frutas bien a gusto a la orilla de la playa (jajaja). De hecho en el primer PC me dijeron: “Hoy estás corriendo más rápido” y respondí, es que ya quiero llegar al campamento. Pues es día no había tantas sorpresas para mí, según yo pues, un día antes fueron las cuestas de la muerte pero ya sabía más o menos que sería algo parecido al desgaste, y así fue.

Cuando llegué al casi penúltimo PC me dijeron, saca tu chaqueta que puede que llueva… y por mi mente pasó ¡ay no!… pues sí volvió a llover y un frío horrible; estaba a 11 km que se me hicieron eternos, otra vez corriendo bajo la lluvia congelante, hambrienta, pues el cous cous que llevé para comer  ya se me había acabado, el camino de puras rocas, después pasto, hasta que llegué a un cerro y había muchos borregos que estaban subiendo hacia los 2800 m.

Creo que iba en los 2500 msnm ya con 65 kms recorridos por mis piernas, ya varios días sin poder dormir, sentía que me hablaban los borregos en vez de ¡BEEEE! Según yo decían ¡BIEENNN!

Es que eran cientos de borregos durante varios kilómetros, bueno al menos me apoyaban, ya ahora sí en el ultimo PC y que estaba casi en vertical apenas y pude subirlo, me dijeron sube y la vista tan linda que espera y subí y… ¡ohhh! ¡DIOS MÍO! Todo el cansancio se me fue al ver lo grandioso que era el lago rodeado de montañas hermosas y nevadas, como de ensueño, no podía creerlo, estaba extasiada con la vista; esta vez, lo admito, me rodó una lagrimita, pues sí estuvo ruda la cosa, me esforcé con toda el alma para mantenerme líder todo momento.

Jamás me confié, pues todo puede cambiar en esas carreras de un rato para otro, pero bueno ya me seguí corriendo, me dijeron que solo faltaban 4 kms para el campamento; llegué súper congelada y no había tal campamento, solo dos autobuses esperando para llevarnos hasta al campamento. Esa noche no deje dormir a nadie, pues me movía tanto que sonaba como maraca cada movimiento quedaba hacia un ruidero pobres chicos y así hasta que salió el sol .

DIA 6: A descansar entre comillas, pues mis pies estaban adoloridos e hinchados sentía que me iban a explotar, a parte estaba justa de comida ya tenia mucha hambre pero de comida real no liofilizados.

DÍA 7: ¡Por fin! El último día, ya solo eran 14 kms… chequé mis tiempos y vi que le sacaba mucho a la que venía atrás de mi, fueron 3 horas lo que le saque y si ese día me fui a tope los 10 kms pues tenía que entrar en calor. Ya los últimos 4 me fui tomando fotos, admirando el paisaje tan lindo, agradeciendo a la vida. Pensé en mi familia, mis amigos, en todos los que confiaron en mí; llegué a la meta con gran sonrisa, pues por fin se terminó y me darían mi gran medalla, así como mi trofeo por ser líder femenil.

El primer lugar todo lo que estuve soñando un año atrás, todos los sacrificios que hice para estar ahí, entrenamientos, levantarse a veces de madrugada, bueno todo valió la pena, por eso digo siempre hay que soñar y soñar en grande. Y obviamente pasar ese sueño a la realidad.

De hecho, no sabía hasta que llegué aquí a Playa del Carmen, que soy la primera mexicana que logra ser primer lugar en la Gobi march 250km. Ahora estoy a mitad de camino de este gran reto, llevo 500 km hechos entre SAHARA JORDAN, GOBI CHINA, cabe destacar que en octubre hago ATACAMA, CHILE Y ANTARTIDA, la primer mexicana que lo logra y latina en un año.

Deja un comentario

X